Monasterio de Fitero

Monasterio de Fitero | Visitar el Monasterio de Fitero en Navarra

Monasterio de Fitero

El Monastero de Fitero fue el primero que la orden del Cister construyó en la Península Ibérica. Fue fundado por un grupo de monjes cistercienses encabezado por San Raimundo de Fitero en el año 1140.

Se encuentra integrada en el casco urbano de la pequeña localidad navarra de Fitero, a 23 kilómetros de Tudela, a orillas del río Alhama y famosa por sus aguas termales y su balneario.

El Monasterio de Fitero está considerado como la mejor obra del Císter en la Península y una de las mejores de Europa. Tiene la declaración de Monumento Nacional desde 1931.

Historia del Monasterio de Fitero

Fue fundado por un grupo de monjes cistercienses venidos de la vecina Francia gracias a la donación de unos terrenos que hizo el rey Alfonso VII. Aunque en un principio el monasterio estaba un tanto alejado del pueblo, pronto la importancia de este fue creciendo y se fueron construyendo nuevas edificaciones cerca del mismo, con lo que se fue integrando con la arquitectura urbana.

El primer abad y fundador del monasterio, Raimundo de Fitero, colaboró con el rey Sancho III de Castilla (hijo de Alfonso VII) en la defensa de la ciudad de Calatrava, en Ciudad Real. Para este menester, Raimundo creó una orden militar llamada la Orden Militar de Calatrava.

El monasterio fue destruído en 1159 por orden del obispo de Tarazona y los monjes del císter que lo fundaron fueron expulsados a Calahorra. Dos años después se instalaría en Fitero una nueva comunidad cisterciense, quienes reconstruyeron el monasterio y le dieron el aspecto que podemos ver hoy en día.

Dado que tanto el monasterio como toda la villa estaban en poder de los monjes, pronto surgieron rencillas con los habitantes del pueblo. Mientras el abad tenía potestad de nombrar alcalde y regidores, los habitantes hacían lo posible para escapar de esta dominación. A partir de 1663 el pueblo se rebeló contra el abad y se sucedieron de forma intermitentes  alzamientes que no cesaron hasta que en 1836, gracias a la desamortización de Mendizábal, Fitero se independizó del monasterio y comenzó a tener entidad propia.

En la actualidad, algunas dependencias del monasterio de Fitero tienen funciones no religiosas, como la antigua hospedería monacal, que hace funciones de Ayuntamiento; o las celdas, que hacen las veces de residencia de ancianos; la biblioteca y la cocina hacen de museo.

Visita al Monasterio

Claustro del Monasterio de FiteroEl Monasterio de Fitero está considerado como una joya dentro de las construcciones religiosas medievales. Si bien parte de las edificaciones originales se han integrado en el urbanismo del pueblo cediendo su actividad a usos particulares o comunitarios, gran parte del monasterio sigue teniendo consideración religiosa, guardando muestras importantes de su arquitectura.

De la primera época medieval (siglos XII y XIII) son el templo y la sala capitular., al igual que el dormitorio principal y el refectorio. Las ampliacios sucedidas en los siglos XVI y XVII nos trajeron el claustro, el palacio del abad, el convento, la hospedería, la sacristía, la biblioteca y la capilla de la Virgen de la Barda.

La Iglesia

Una de las más importantes obras ciscercienses en Europa, es de planta en forma de cruz latina, con tres naves (una central y dos laterales más pequeñas) y cabecera de girola, además de cinco capillas. Las naves están cubiertas con bóvedas de crucería.

En la Capilla Mayor destaca el retablo del siglo XVI, con unas pinturas sobre tablas flamencas obra de Roland de Mois representando, entre otras, escenas de la epifanía y la adoración de los pastores.

La sacristía es de firma barroca y está situada a un costado de la Capilla Mayor.

El coro es obra del siglo XVI y sustituyó a otro anterior. La sillería es del s.XVII y está tallada en madera con ornamentación sencilla.

El Claustro

Si bien algunas estancias y puertas son obra de los siglos XII y XIII, la galería porticada y los capiteles sobre las columnas están construídos en el siglo XVI. De estilo renacentista y planta cuadrada, dispone también de sobreclaustro de estilo herreriano.

Sala Capitular

Monasterio de Fitero: Sala CapitularSe sitúa en la galería este del claustro y es una de las estancias mejor conservadas del monasterio. El techo está formado con bóvedas de crucería soportadas sobre doce columnas sitas en los muros de la sala.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.