Visitar Albarracín

Visitar Albarracín. Monumentos, historia, fiestas y alojamientos

Albarracín

La ciudad de Albarracín, Monumento Nacional desde 1961 y candidata a ser Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, cuenta con un rico y variado patrimonio y una peculiar arquitectura, con calles adaptadas a una difícil topografía del terreno, con escaleras y pasadizos por todos los rincones y con infinidad de casonas de construcción irregular.

Podemos visitar Albarracín y recorrer sus intrincadas callejuelas durante horas y siempre encontraremos estampas desconocidas que nos obligarán a hacer un alto en el camino para realizar una forografía de postal. También podemos subir a lo alto del castillo o de las murallas para descubrir unas vistas espectaculares de Albarracín y de la sierra que la rodea.

Albarracín es la puerta de entrada a la sierra del mismo nombre, serranía de difícil acceso donde nacen los ríos Tajo, Júcar y Cabriel. El río Guadalaviar atraviesa el pueblo de Albarracín, dejando bonitos paseos y vistas desde la parte inferior de la ciudad hacia la parte alta, donde se encuentran los principales monumentos.

Visitar Albarracín: Indice del contenido

Historia de Albarracín

Vista de AlbarracínLa presencia humana en Albarracín y su comarca data ya del Paleolítico y como muestra de ello han quedado numerosas pinturas rupestres en lugares como Cocinilla del Obispo, Prado del Navazo u Olivanas. En Prado del Navazo existe un centro de información para visitantes donde explican las técnicas, temáticas y estilos empleados. Desde allí se organizan visitas guiadas y comentadas hasta los abrigos de arte rupestre.

Durante la ocupación romana de la Península, quedaron importantes evidencias, como el acueducto de la cercana Gea de Albarracín, utilizado para llevar agua hasta la localidad de Cella.

Posteriormente, tras el paso de los visigodos, llegó la época de mayor arraigo histórico de la ciudad, con la ocupación árabe. El nombre de la ciudad deriva de la dinastía árabe Aben Razin, quienes crean en la comarca un taifato independiente con clara vocación militar y defensiva. De esta época es el Torreón del Andador, la Torre del agua y la Alcazaba.

En el siglo XII la ciudad cayó en poder los ejércitos cristianos gracias a Pedro Ruiz de Azagra, quien guerreaba para los reyes de Navarra. Debido a su ubicación alejada de las grandes rutas peninsulares, permanece durante bastante tiempo alejada de las rencillas entre los reinos medievales hasta que en 1285 es conquistada por Pedro III de Aragón.

Monumentos y lugares de interés en Albarracín

La Plaza Mayor

Plaza Mayor de AlbararcínPequeña y coqueta, de construcción irregular, data del siglo XI. Los edificios cuentan con balcones corridos y destaca al fondo el Ayuntamiento, edificio del siglo XVI, con soportales y arcos de medio punto coronados por el escudo de la ciudad. A un lado un balcón con mirador y bonitas vistas de la ciudad.

Castillo y murallas de Albarracín

Castillo de AlbarracínEl Castillo de Albarracín está situado en lo que fue la antigua alcazaba árabe, en la parte más alta y de difícil acceso, como muestra de su carácter defensivo. En la alcazaba se situaban las dependencias de los soberanos musulmanes. Los restos conservados revelan el importante estatus de la familia Aben Razin, contando con un edificio para viviendas, una sala de baños de calor, letrinas, aljibe y demás.

El castillo ha sido restaurado y hay visitas guiadas para contemplar los restos de la época medieval que se hayan en su interior.

La muralla defensiva que rodea la ciudad se comenzó a contruir en el siglo X y su conclusión necesitó varios siglos. De la primera fase es el Alcázar. Se le uniría la Torre del Andador a finales del siglo X. Una posterior ampliación de la muralla se llevó a cabo ya en el siglo XI, abriendo tres puertas de acceso. Una de ellas (el Portal del Agua), conformaba una vía de evacuación en caso de asedio. Además era el punto por el que la ciudad se abastecía de agua.

Catedral de Albarracín

Catedral de AlbarracínLa Catedral se asienta sobre un antiguo templo románico del siglo XII. El 1572 comenzó la construcción de la que sería la Catedral de Albarracín, dedicada al Cristo Salvador y cosede de la diócesis de Teruel y Albarracín, junto a la Catedral de Teruel.

La planta del edificio está formada por una sola nave con capillas laterales. La portada barrocal da acceso a su interior, donde destacan el retablo renacentista dedicado a San Pedro, la bóveda de crucería del coro y una serie de tapices flamencos del siglo XVI.

La torre renacentista, de base cuadrada y cuatro cuerpos de altura, se eleva sobre el perfil de la ciudad.

Iglesia de Santiago

Desde la Plaza Mayor podemos tomar la calle Santiago y ascender hasta la Iglesia del mismo nombre. Del siglo XVI, tiene muestras del gótico tardío y destaca por la esbelta torre del campanario. Junto a la iglesia se encuentra la Casa de los Caballeros de Santiago, hoy convertida en hotel.

No podemos irnos sin callejear por esta zona de la ciudad, como la calle del Chorro, y asomarnos a los miradores desde los que podemos ver el río y la estampa de la sierra.

Palacio Episcopal

Hoy convertido el Palacio de Reuniones y Congresos, aloja también el Museo Diocesano y la sede de la Fundación Santa María de Albarracín, dedica a promover el desarrollo turístico de la zona.

Al palacio se podía acceder desde el claustro de la catedral y conformaba el alojamiento del prelado. El edificio es del siglo XVI, pero ha sufrido diversas reformas a lo largo de la historia. Destaca su fachada de estilo barroco.

Iglesia de Santa María

Se trata de la iglesia más antigua de Albarracín. Su construcción inicial data del siglo XII, cuando fue levantada por los mozárabes. Posteriormente, en el s.XVI, fue reconstruída seguiendo el diseño del arquitecto francés Pierre Vedel.

Paseo fluvial

Noria en el Paseo Fluvial de AlbarracínUna actividad divertida para toda la familia consiste en recorrer la senda que acompaña al río Guadalaviar. Este río forma un amplio meandro a su paso por Albarracín que nos permite vislumbrar la ciudad desde otros puntos de vista. Por esta senda, apta para niños, recorreremos un puente colgante de madera, contemplaremos en acción las norias tradicionales con las que se extrae el agua del río para el riego y veremos pequeños saltos de agua.

Puente Colgante de AlbarracínEl camino lo podemos iniciar desde el Parque Público, atravesando el puente colgante, donde sentiremos el balanceo del puente al caminar sobre él.

La ruta nos llevará de regreso hasta el centro histórico, cerca del Museo Diocesano.

El recorrido dura apenas una hora y es importante llevar calzado cómodo.

 

Fiestas y tradiciones en Albarracín

Las fiestas patronales de Albarracín se celebran el 8 de septiembre en honor de Santa María de Oriente, patrona de la ciudad. Tras la tradicional misa se realiza la procesión y la ofrenda floral en la Plaza Mayor.

Las comparsas y el grupo de dulzaineros realizan pasacalles por toda la ciudad. Verbenas, cenas populares y concursos tradicionales, junto a actividades e hinchables para los más pequeños completan una amplia agenta de actividades. Por supuesto, no faltan eventos taurinos, como la suelta de novillos y novillada.

Una actividad que ya se ha vuelto una tradición es el concurso de disfraces, que premia a los más originales y simpáticos.

 

Alojamientos en Albarracín

Hay una amplia y variada oferta de establecimientos hoteleros en Albarracín. Todos ellos guardan la tradición y el encanto medieval de los edificios que los albergan, la mayoría casonas antiguos restauradas y habilitadas como hoteles o posadas. En el casco antiguo es difícil aparcar, pero hay aparcamientos públicos gratuítos cerca de los hoteles.

Hotel Albarracín

El Hotel Albarracín, de tres estrellas, está ubicado en un edificio renacentista del siglo XVI, en el centro de la ciudad. Dispone de cafetería, jardín, piscina y salas comunes, además de un excelente restaurante donde se pueden degustar las delicias gratronómicas de la zona, como las migas con uva, el ternasco de Aragón o el civet de ciervo.

Hotel Arabia

El Hotel Arabia, de tres estrellas, ocupa el antiguo edificio sede del Colegio de los Escolapios. El edificio conserva su aspecto original y está decorado con estilo medieval. Dispone de una cafetería donde también sirven desayunos. Es ideal para visitar Albarracín y la comarca establecer aquí nuestra base de descanso.

Hotel Casa de Santiago

La Casa de Santiago, junto a la iglesia de Santiago, está también en el centro, subiendo desde la Plaza Mayor. El edificio del siglo XVI era la sede de los Caballeros de Santiago y está decorado con aperos y accesorios antiguos, cabeceros de forja y sillas de mimbre. Tiene pocas habitaciones, por lo que es necesario reservar con antelación. Dispone de comedor para desayunos y comidas.

Posada del Rodeno

La Posada del Rodeno, en el centro histórico, ofrece vistas a las montañas y a las casas colgadas de Albarracín. Ofrece una decoración rústica, con techos de madera y muebles antiguos de madera. Suele ser muy demandado y los precios son atractivos.

Enlaces de interés

Web municipal

Alojamientos

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.